1 Adulto
  • 1 Adulto
  • 2 Adultos
  • 3 Adultos
  • 4 Adultos
  • 5 Adultos
  • 6 Adultos
  • 7 Adultos
  • 8 Adultos
0 Niños
  • 0 Niños
  • 1 Niño
  • 2 Niños
  • 3 Niños
  • 4 Niños
  • 5 Niños
  • 6 Niños
  • 7 Niños
  • 8 Niños
0 Infantes
  • 0 Infantes
  • 1 Infante
  • 2 Infantes
  • 3 Infantes
  • 4 Infantes
  • 5 Infantes
  • 6 Infantes
  • 7 Infantes
  • 8 Infantes

Caballero Aguila

Caballero Aguila

Entre los antiguos mexicanos, las alas o la facultad de volar en los hombres, se expresó a través de tres figuras: el Dios-Hombre Quetzalcóatl tiene plumas y se presenta impetuoso y sobrecogedor, como quien llega volando; la ceremonia ritual del Volador, que resulta fascinante tanto para el que la ejecuta como para quien la admira, porque es una solución práctica y evidente del hombre que surca el aire; y entre los aztecas había una organización militar en la que destacaban los Caballeros Águilas, que eran guerreros escogidos porque ya habían probado en la batalla su valentía, arrojo y heroísmo.

En los grandes acontecimientos públicos, como los ritos del sacrificio, los aztecas organizaban una espectacular ceremonia que incluía una especie de desfile militar del que formaba parte la danza de los Caballeros Águilas, quienes saltaban como si fueran aves dispuestas a emprender el vuelo. Eran jóvenes, vestían con un tejido hecho de plumas, empuñaban lanzas, portaban escudos y tenían cubierto el rostro con una máscara que imitaba la cabeza de un águila.

Por estar enraizada su imagen en nuestros orígenes, se eligió con orgullo al Caballero Águila como símbolo de Aeroméxico. Con esa fuerza luchamos todos los días por ser la mejor aerolínea, socialmente responsable y que ofrezca el servicio que sus usuarios merecen.