Perú - Español

Vuelos a Oaxaca

Vuelos a Oaxaca

 

En Oaxaca, el transcurrir del tiempo ha producido un singular efecto, distinto al rastro que deja en otros sitios. Mientras que, gracias a la promoción de arte contemporáneo y su exquisita gastronomía ha adquirido tintes cosmopolitas, su imperecedera arqueología, tradiciones e impactantes edificios de estilo barroco novohispano tienen como atadas las manecillas del reloj. ¡Descubre esta inmortal cotidianeidad con nuestros vuelos a Oaxaca!

Desde el Zócalo, conocido también como la Plaza de la Constitución, se empieza a percibir esa entrañable cercanía con el pasado colonial de la ciudad, encumbrado en cada uno de los grandes portales y terrazas que esconden bares y cafés. En él se encuentra el Museo de los Pintores Oaxaqueños, el Museo Textil de Oaxaca y el Museo de Arte Prehispánico Rufino Tamayo, los cuales podrás explorar en tu próximo viaje a Oaxaca.

Todos ellos se encuentran a un costado de La Alameda, cuyo parque está a los pies de la increíble fachada de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, apenas uno de los maravillosos exponentes arquitectónicos de la ciudad. Y ya entrados en este tema de tonalidades culturales, puedes dirigirte al Andador Macedonio Alcalá, donde los cafés al aire libre, las librerías, los puestos de artesanías y comida son toda una expresión de la vida local.

Como también lo es el Centro Cultural Santo Domingo, cuyo templo del mismo nombre es maravilloso por su interior decorado por las pinturas barrocas de corte religioso, al cual se suman el Jardín Etnobotánico y el intrigante Museo de las Culturas de Oaxaca.

Es en estos lugares donde el tiempo se ha quedado como estancado, sólo percibido por las bellas marcas de antigüedad que denotan los edificios, tales como los de las zonas arqueológicas de Monte Albán y Mitla. El uno descansando en la cumbre de las montañas y, el otro, distinguido por su ornamentación de grecas, herencia de las civilizaciones prehispánicas que habitaron la zona. Ambas son las puertas a la magnífica naturaleza que desborda el estado. 

Esa detención del tiempo que descubrirás en tu viaje a Oaxaca se percibe también en los mercados, tales como el Benito Juárez, en donde también se puede degustar la gastronomía local, a base de chapulines, tlayudas, mole y chocolate líquido.

Y si deseas contrastar e ir de lo sencillo a lo suntuoso, Oaxaca cuenta con varios de los mejores restaurantes de todo el país (donde también se sirve el mejor mezcal), al conjugar su ambiente cosmopolita con la herencia histórica y que es, también, la puerta a un estado lleno de espectacular escenografía natural dispuesta para el ecoturismo.

¡Busca nuestros vuelos a Oaxaca y explora por qué el tiempo ha sido un aliado de sus increíbles secretos arquitectónicos y gastronómicos!

 

 

¿Cómo te vas a inspirar hoy?