México - Español

Por destino

Vuelos a la Ciudad de México, Distrito Federal

Vuelos a la Ciudad de México con Aeroméxico



 Ciudad de México, infinita y maravillosa

Sinfín de estilos que conforman los distintos pueblos de la Ciudad de México se ven tanto en la mañana como en el día pero, curiosamente, las diferencias entre uno y otro se acentúan durante la noche. Y en medio de esta mezcla de formas y colores el sol comienza a esconderse en la Colonia Roma, este barrio antiguo y afrancesado, en donde las calles son dominadas por casonas de fachadas elegantemente descarapeladas.

Bajo la cubierta de la noche, el brillo de la Colonia Roma muestra aquello que la diferencia de sus vecinas y es aquí donde comienza el trayecto por los pueblos de la Ciudad de México. Repleta de restaurantes gourmet, lugares para tomar cerveza artesanal y mezcales, además de respirarse un aroma cosmopolita, la noche avanza por las calles aledañas a la Fuente de la Cibeles en su transición hacia la mañana. Y, cuando ésta finalmente llega, cerca estarás del centro de la ciudad.

La plancha del Zócalo

 

El Centro Histórico está edificado sobre lo que alguna vez fue el esplendoroso Templo Mayor de la cultura mexica, hoy rodeado por a la plancha del Zócalo, la tercera plaza más grande del mundo, con edificios tan bellos como imponentes: la Catedral metropolitana de la ciudad, el Palacio Nacional (en su interior encontrarás jardines y murales de Diego Rivera) y el Museo del Templo Mayor.

Sigue el camino hacia la calle de Madero, a cuyo final hallarás, tras recorrer esta singular (y bastante transitada por peatones, hay que decirlo) uno de los más magníficos e importantes edificios de la ciudad. Bien vale la pena una vuelta por el Museo del Estanquillo, en el que se expone la ingeniosa obra de grandes caricaturistas mexicanos y al final de la calle, el premio final: el Museo de Bellas Artes.

Inaugurado en 1934 y construido a base de mármol blanco, es un recinto cultural que aloja tanto exposiciones artísticas como presentaciones de danza, teatro y canto. Presta una visita al Palacio Postal y la Torre Latinoamericana, desde la cual podrás ver cómo se abre el panorama de la ciudad ante tus ojos. 

En camino a Chapultepec

Camina por la Alameda hasta llegar a Paseo de la Reforma, la más bella avenida de la Ciudad de México donde la arquitectura muta en altos edificios modernos y restaurantes de gran calidad. Recórrela toda hasta llegar a las puertas de Chapultepec, en cuyo interior hay un zoológico, un lago, infinita vegetación y en la punta la joya del lugar: el Castillo. En Reforma, no basta más que seguir el camino de los monumentos hasta encontrar: el emblema de la ciudad:el Ángel de la Independencia y más adelante el monumento a la Diana Cazadora.

En cuanto llegues a Chapultepec, hay dos opciones: dirigirse al Museo Tamayo y al Museo de Antropología (con una extraordinaria colección de piezas de distintas culturas prehispánicas) o encaminarte al Castillo. Siendo sinceros, ambas visitas valen la pena. La antigua residencia desde donde Carlota y Maximiliano de Habsburgo, cada mañana tenían una postal del Paseo de la Reforma, es un extraordinario edificio dotado de hermosos y grandes salones, que no en vano alojó a varios presidentes.

El sur colonial

A diferencia de sus vecinos, el pueblo  del sur de la ciudad está dotado de un ambiente distinto. En éste persiste la exquisita mezcla que dio vida a la Colonia. La mañana se puede disfrutar en San Ángel, un sitio que antiguamente era considerado como las afueras de la ciudad, y está conformado calles empedradas y viejas haciendas bañadas en vivos colores.

Tanto aquí como en Coyoacán, en donde el mercado se alista como la mejor opción para comer, el pueblo vive en la ciudad. Apacibles jardines, una hermosa iglesia, pequeños puestos de antigüedades un ambiente de feria convierten a Coyoacán en una auténtica herencia viviente de la época colonial de México.

Para la comida y el atardecer, se reserva uno de los lugares más especiales de la Ciudad de México: Xochimilco. En camino hacia este punto sureño, pasarás por Ciudad Universitaria y podrás admirar la Biblioteca Central y el edificio de Rectoría.

Amplios y ancestrales canales que semejan el centro de la ciudad hace más de 500 años y en los que se reflejará el descanso del sol, te esperan para que los recorras en la trajinera del nombre que tú elijas (hay mucha variedad) y, de esa manera tan tradicional, finalices un viaje extraordinario en una de las ciudades más espectaculares, grandes, y arquitectónicamente diversas de todo el mundo: el hogar de un sinfín de gustos, la Ciudad de México, la más bella expresión del ingenio nacional.

 

¡Vuela con Aeroméxico a la Ciudad de México!

La Ciudad de México, también conocido como México, D.F. (Distrito Federal), es un destino obligado si viajas a la República Mexicana ¡Aprovecha las promociones de vuelos de Aeroméxico a México, D.F. y disfruta de la grandeza de la capital!

La Ciudad de México es uno de los destinos que tienes que visitar si realizas viajes a la República Mexicana, ¿por qué? Porque es una de las ciudades más ricas tanto en cultura y arquitectura, como en gastronomía y diversión, es una ciudad versátil. Aeroméxico tiene una promoción para que compres tu vuelo y conozcas esta gran ciudad. ¡Haz tus reservaciones!